Hoy estamos un poco más grandes y
podemos aburrirnos,
darnos un tiempo y esperar.
No hacer nada.
Podemos parar a tomar algo, mirar, escuchar
y pensar juntos.
La noche maternal nos abriga.
Miremos, somos nosotros.
-
2006